Buscar en LAFH.info
lunes 24 enero 2022
Secciones LAFH
Consultoría
Conferencias
Formación en red
Artículos
Agenda
Curriculum
GC-Red
Equipo
Servicios
Zona @rroba
> Artículos > Revista en.red.ando > Artículos en.red.ando 2000
El Supertutor virtual

Autor: Luis Ángel Fernández Hermana
26/9/2000
Fuente de la información: Revista en.red.ando
Temáticas:  Educación  GC-Red  Comunidades virtuales  Redes  Red de conocimiento 
Editorial número 234

El que quiera saber que compre un viejo


Acabo de participar en Inforensino 2000, las interesantes IV Jornadas de Informática Aplicada a la Educación, que se han celebrado en Lugo. Y como en otros eventos similares en los que me ha tocado intervenir donde Internet asoma la cabeza en el campo de la formación, y supongo que esto se mantendrá lamentablemente así durante bastante tiempo, los elementos del paisaje suelen distribuirse de acuerdo a un arreglo conocido: por una parte (generalmente en la mesa), la industria ofreciendo verdaderos artilugios mágicos para penetrar en la educación online. Por la otra, los maestros y educadores, perplejos ante lo que se les viene encima. En el medio, la administración pública, preocupada por obtener los recursos para tender un puente entre unos y otros. Y por ninguna parte alumnos, padres de alumnos o los múltiples sectores sociales que deberían formar parte, de manera natural, del caudal de la educación virtual. El resultado es que más que un foro de debate sobre la educación en la era de las redes, de lo cual estamos urgentemente necesitados, cada uno nos vamos con nuestra propia mochila de preocupaciones sin saber muy bien dónde descargarlas, ni mucho menos cómo afrontarlas.

Cada presentación de un nuevo producto de la industria (curso online, educación a distancia, aulas virtuales o cosas parecidas) supone inmediatamente multiplicar la carga de trabajo de los educadores por mil (o cien mil, total estas cifras ya son como las distancias de las galaxias: entre 20 y 2.000 millones de años luz). No es raro, entonces, que se miren con una cierta distancia —cuando no es angustia— todo este asunto de llenar las aulas de ordenadores conectados a Internet. Las ventajas no se ven por ningún lado. Pero, lo peor, si cabe, es que los interlocutores tampoco. Cada vez se habla más de formación de maestros y profesores para afrontar los retos de la educación en la Sociedad de la Información y, al mismo tiempo, cada vez se sabe menos en qué consiste esa formación. Si hay un quid del asunto, me parece que éste reside en la forma cómo se aborda el asunto: desde la perspectiva individual, ya sea la del maestro, la de su escuela, o la de la institución.

Nos hace falta una aproximación que nos permita contemplar que la educación en red exige soluciones en red, es decir colectivas, de inteligencia distribuida, entre todos los sectores involucrados. No tiene sentido, por poner un ejemplo paradigmático, diseñar un aula virtual donde un profesor debe ejercer de tutor de, quizá, el doble o triple de alumnos que tendría en un aula real, y además relacionarse con ellos fundamentalmente por correo-e. Es decir, en el marco conceptual de un contacto potencial permanente con todos los alumnos, 24 horas al día, siete días a la semana. Como dijo un ponente en Lugo, no hacen falta tutores para este tipo de educación, sino supertutores, de esos de capa y bragas por encima del pantalón y una I roja de Internet sobre fondo amarillo en el pecho. Aún así, perecerían en el intento sin necesidad ni siquiera de neutralizarlos con un bizcocho de kriptonita.

Lo que necesitamos es una red de tutores en un ámbito virtual específico, es decir, profesores, expertos, técnicos, etcétera, que funcionan en red, que crean la metodología de la tutoría y que parten de una formalización de Internet en cuanto asignatura. Lo cual, permite colocar a cada uno en su sitio: a los alumnos, porque aprenderían a utilizar la Red en cuanto recurso de alfabetización digital, desde cuándo y cómo se debe utilizar el correo, hasta el tipo de actividad —interactividad— que permite hacer emerger el conocimiento y la formación. Esto, no se puede fiar ni a las buenas intenciones, ni a los meros listados de direcciones en Internet. Supone diseñar contextos específicos donde todos los participantes, desde los supertutores en red hasta expertos en campos aparentemente alejados de la educación pero con mucho que aportar en áreas específicas de conocimiento, pasando por supuesto por los alumnos y si es necesario por su padres, tengan la oportunidad de funcionar como redes de conocimiento.

Crear el curriculum de Internet en la educación es una de las asignaturas pendientes. Y no me refiero simplemente a explicar cuáles son sus herramientas básicas, sino a alfabetizar en su utilización, de la misma manera que primero se enseña a leer y escribir, para después pasar a otras fases superiores y más complejas de la educación. Una alfabetización donde se aprende a funcionar en red, a extender la capacidad de la inteligencia colectiva a la que uno pertenece y a asimilar los conocimientos que emerjan en el nuevo contexto. En pocas palabras, la tarea consiste en integrar la lógica virtual —y no sólo el correo electrónico— en el sistema educativo. Muchas de las aulas virtuales se acercan por distintos vericuetos a este objetivo. Pero se adivina las dificultades que deben superar para convertirse en sistemas de representación virtual capaces de integrar la actividad de padres, alumnos, maestros, técnicos en pedagogía y en tecnología de la información, así como del resto de la sociedad, porque ahora esto es posible hacerlo. Para que esto se exprese de manera tangible, dichos sistemas deben estar aposentados en espacios de comunicación digital que vertebren los objetivos y la forma de alcanzarlos. A ello le dedicaremos el próximo editorial.

Imprimir Recomienda esta URL
CATALÀ
Buscar por temática
 Búsqueda avanzada


LAFH en:
  • Google
  • Yahoo!
  • Ask Jeeves
  • Terra


  • ©LAFH, 2005. Todos los derechos reservados. lafh@lafh.info producido por gnuine