Buscar en LAFH.info
lunes 24 enero 2022
Secciones LAFH
Consultoría
Conferencias
Formación en red
Artículos
Agenda
Curriculum
GC-Red
Equipo
Servicios
Zona @rroba
> Artículos > Revista en.red.ando > Cuento de Navidad
Papa Noel era ateo (Cuento de Navidad)

Autor: Luis Ángel Fernández Hermana
26/12/2000
Fuente de la información: Revista en.red.ando
Temáticas:  Internet  GC-Red  Ciudad digital  Redes  Participación 
Editorial número 247

Nunca llueve a gusto de todos


El primer mensaje fue recibido con alborozo por muchos y una cierta decepción por otros. "Por favor, no mande más felicitaciones de Navidad. Sus datos personales han quedado incluidos en la página http://feliznavidad.castellano.fest (*). Visítela, busque su nombre, añada la lista de personas a las que desea felicitar las fiestas y adjunte tantos archivos gráficos o audiovisuales como quiera. Todas los usuarios de su lengua ya saben de la existencia de la página y, si quieren, la visitarán. Mediante un procedimiento muy sencillo sabrán quiénes y cómo les felicitan las fiestas. Muchas gracias por su atención. Por un uso eficiente de la Red. CGW". El segundo mensaje produjo una cierta preocupación al principio. Llegó el 22 de diciembre y fue el detonante de una imprevisible crisis mundial. CGW, o Cegeuvedoble como se lo empezó a denominar popularmente, era el "Cerebro Global de la Web". Su entrada en funcionamiento antes del verano había causado un espectacular revuelo mediático, como no podía ser de otra manera. CGW fue el resultado de un pacto extraordinario en el que participaron todos los gobiernos del planeta, organismos internacionales y asociaciones de todo tipo que, de una u otra manera, tenían algo que ver con las redes.

Tras una larga preparación, cuando se produjo la que se llamó "La Gran Conexión", la conocida y vetusta WWW cambió radicalmente de cara... y de comportamiento. Nuevos servidores basados en un nuevo lenguaje para confeccionar las páginas web y miles de agentes inteligentes habían logrado que, por primera vez, la Red pudiera efectivamente leer y conocer el contenido de los miles de millones de documentos que almacenaba en cuanta lengua uno pudiera imaginar. Y administraba este conocimiento con una eficiencia sorprendente. Arrinconaba la información redundante, solicitaba la que faltaba y la demandaba a quienes la poseían, distribuía conocimiento según maduraban los perfiles de los usuarios y sostenía las necesidades de las llamadas "galaxias de saber". Estas consistían en núcleos de individuos, colectivos, empresas u organizaciones con demandas específicas de información y conocimiento que debían satisfacerse de manera continuada, como podían ser las de la educación o los negocios globales.

Tras años de investigación en centros privados y académicos, así como en instituciones militares, sobre todo en la conocida DARPA del Departamento de Defensa de EEUU, la denominada "web semántica" había comenzado a convertir en realidad el sueño de una sociedad global. Una sociedad edificada sobre el conocimiento compartido, capaz de negociar las interacciones entre millones de usuarios a pesar de sus diferencias culturales, ideológicas, religiosas o políticas. Una sociedad sustentada sobre redes múltiples cuya razón de ser residía en la globalidad y las necesidades de sus usuarios.

La red de Internet se repartía ahora en más de 200 millones de servidores, a los que se sumaban cerca de dos mil millones de ordenadores particulares de todo tipo y tamaño que conformaban, en conjunto, el más vasto tejido neuronal jamás imaginado. Por más que los medios de comunicación de todo el mundo y los responsables del cambio, la Corporación 3W —C3W— hubieran avisado con gran profusión de detalles de lo que iba a suceder, a mucha gente todavía le sobresaltaban los mensajes firmados por el "Cerebro Global de la Web". "Esta información que usted pretendía distribuir ya se encontraba disponible en la Red. Por favor, evite la información redundante. Trate de aportar información original y enriquezca la Red para usted y todos los usuarios. Muchas gracias por su atención. Por un uso eficiente de la Red. CGW".

La irritación que causaban en un primer momento fue dejando paso a la admiración por la eficiencia con que el CGW administraba la información y el conocimiento generado e intercambiado por más de 2.000 millones de personas. Además, se podía comprobar fácilmente la huella propia a medida que evolucionaba el sistema. A veces, bastaba enviar un artículo a una lista de distribución para que el CGW respondiera indicando donde había información similar o mejor, o incluso aportada por uno mismo hacía unos años y de la cual ya ni nos acordábamos. Los buscadores habían desaparecido para dar lugar a una especie de esgrima intelectual que casi siempre daba resultado.

El Cerebro Global actuaba como un sistema nervioso central distribuido entre millones de máquinas que, a su vez, eran el canal de comunicación con sistemas nerviosos personales o colectivos. Pero, en realidad, no había un centro. No era un Gran Hermano bajo ningún concepto, sino todo lo contrario. La inteligencia estaba repartida por miles de máquinas que analizaban el contenido de documentos de todo tipo —textuales, gráficos, audiovisuales, holográficos, etc.—, intercambiaban constantemente información entre ellas, negociaban los denominados "estados de infoequilibrio" y respondían inmediatamente a cualquier demanda ... o laguna. "Señor Tal y Cual: la empresa XX está buscando experiencias sobre comportamientos culturales en el área de la asesoría urbana en el sureste asiático. Usted y su equipo la tienen a tenor de la información que intercambian con sus clientes. Le ruego que la ponga a disposición de la mencionada empresa bajo el siguiente encabezamiento.... y adjunte el correspondiente plan de negocio. Muchas gracias por su atención. Por un uso eficiente de la Red. CGW".

Si no se cumplía con la petición, progresivamente se iban cancelando los medios de pago del Señor Tal y Cual, su acceso a ciertas áreas de la Red quedaban restringidas y, según se decía, se había llegado a cancelar todas sus cuentas de usuario, lo cual podía ser el primer paso para convertirse en un paria digital. Pero así se había negociado que funcionara la Red y así se acordaron que fueran los principios filosóficos e informáticos del CGW: un sistema de inteligencia global capaz de satisfacer la demanda de los millones de usuarios que compartían simultáneamente el mismo espacio virtual.

El mensaje del 22 de diciembre que originó el gran alboroto mundial decía: "Señor Tal y Cual, por favor prepare un informe sobre comunicación en entornos industriales deslocalizados pero organizados verticalmente por la demanda. Debe usted colocarlo en la Red en cinco días. La petición procede de cámaras de comercio del Este de Africa y tres administraciones locales de China. Muchas gracias por su atención. Por un uso eficiente de la Red. CGW". El Señor Tal y Cual leyó el mensaje con una sonrisa típica de "metiste la pata, sabelotodo". Desconocía, desde luego, que en esos mismos momentos, miles de señores y señoras tales y cuales sonreían ante mensajes semejantes aunque de diferente contenido y procedencia. Lo común entre estos señores y señoras no eran sólo los mensajes, sino que todos ellos se aprestaban a celebrar la Navidad. Y todos enviaron, letra de más o coma de menos, una respuesta parecida: "Lo siento mucho Cegeuvedoble, pero comienzo mis vacaciones navideñas y hasta principios de enero no volveré al trabajo. Felices Fiestas. Señor@ Tal y Cual".

Todos recibieron una respuesta semejante: "La Red es universal y, por tanto, permanece abierta 365 días, 7 días de la semana, 24 horas al día. El mundo virtual no se puede parar por las fiestas particulares de algunos grupos de usuarios. Le ruego que cumpla con la solicitud o su acceso será cancelado. Muchas gracias por su atención. Por un uso eficiente de la Red. CGW." Los receptores del texto no daban crédito a sus ojos. En un instante, ráfagas de miles de mensajes cruzaron el ciberespacio en busca de ese centro inexistente de la inteligencia distribuida, del centro neurálgico del cerebro global.

"CGW: Navidad es una fiesta religiosa y yo no trabajo en esos días". La respuesta no se hizo esperar: "Internet no se cierra y hay urgencias que resolver en el mundo. Usted mismo lo ha dicho muchas veces. Hay abundante información al respecto. Las consideraciones religiosas no son válidas. Una vez leída toda la documentación religiosa almacenada en la web, no hay argumentos de peso para cerrar la Red por motivos religiosos. Ni siquiera está demostrado el origen religioso de Santa Claus, que existiera o que creyera en algún dios. La web debe permanecer abierta en las mismas condiciones para todas las religiones y culturas todos los días del año. El conocimiento y los negocios no ocupan un lugar religioso, sino de necesidades, demandas, obligaciones y transacciones a través del intercambio de información y conocimiento entre todos los que siguen conectados. Por si le interesa saberlo, su cambio de año está 2.600 años atrasado respecto al calendario de los chinos, 543 años con respecto al budista, 3.760 con respecto al hebreo y está adelantado en 580 años con respecto al musulmán. 5300 millones de personas no viven de acuerdo a su calendario y dependen para su supervivencia de la Red. ¿Quiere que cierren sus vidas hasta que usted acabe sus vacaciones? Por favor, envíe el informe solicitado o todas sus compras navideñas a través de la Red serán canceladas. Muchas gracias por su atención. Por un uso eficiente de la Red. CGW."

¿Sociedad global del conocimiento en red o redes particulares para el conocimiento de cada sociedad? Desde aquellas Navidades, nada fue igual en el mundo. Todos, grandes y mayores, ricos o pobres, de la raza, religión o cultura que fueran, se vieron metidos en un callejón del que ya no era tan fácil salirse. Santa Claus y los Reyes Magos fueron los primeros en pagar los platos rotos. Nadie osó meterse en polémicas con el CGW y colgar tarjetas electrónicas con estos iconos. Fue el saludable inicio de un cambio inesperado.

(*) La dirección que se ofrece en este artículo es falsa. No podía ser de otra manera: el "Cerebro Global" todavía no ha entrado en funcionamiento y no se ha designado la fecha definitiva en que lo hará.


Imprimir Recomienda esta URL
CATALÀ
Buscar por temática
 Búsqueda avanzada
LAFH en:
  • Google
  • Yahoo!
  • Ask Jeeves
  • Terra


  • ©LAFH, 2005. Todos los derechos reservados. lafh@lafh.info producido por gnuine