Buscar en LAFH.info
lunes 21 septiembre 2020
Secciones LAFH
Consultoría
Conferencias
Formación en red
Artículos
Agenda
Curriculum
GC-Red
Equipo
Servicios
Zona @rroba
> Artículos > Revista en.red.ando > Cuento de Navidad
Más solos y más juntos que nunca (Cuento de Navidad) (*)

Autor: Luis Ángel Fernández Hermana
22/12/1998
Fuente de la información: Revista en.red.ando
Temáticas:  Ciencia  Tecnología  Internet  Prospectiva 
Editorial número 147

Pues todo lo sabéis vos, y yo nada, diréisme loque soñaba esta mañana


Carlos llegó a casa justo a tiempo. En pocos minutos comenzaba otro toque de queda por alerta radiactiva. Ajustó los sensores para el cierre hermético de la casa. Poco a poco empezó a desaparecer el calor húmedo que se colaba por las ventanas. Los acondicionadores crearon rápidamente un ambiente agradable. Cuando salió de la ducha se puso un pantalón corto e inició los preparativos de la cena de Navidad. Hacía tiempo que no veía a su familia y había quedado para celebrar la fecha juntos, aunque padres, hermanos e invitados estaban repartidos por el globo. De hecho, algunos ya habrían cenado y otros lo harían más tarde. Pero todos se reunirían en el ciberespacio en uno de los típicos banquetes de estas fechas. Carlos comenzó a ajustar los parámetros de su procesador cuántico, capaz de controlar a los 160 agentes inteligentes (AI) internos y externos especialmente programados para este tipo de ocasiones. Mientras hacía los preparativos, se tomó un par de cápsulas: dos minúsculos conos huecos de cristal que en quince minutos se instalarían en el córtex de su cerebro. Una hora más tarde ya estaría listo para la gran fiesta.

Los conos estaban fabricados con sustancias químicas neurotrópicas extraídas de su propio sistema nervioso. A la media hora comenzó a sentir el típico cosquilleo interior cerca del cogote. Tenía que estar atento al lugar preciso donde se producía esa especie de hormigueo porque allí tenía que aplicar el par de electrodos que entrarían en contacto con sus neuronas. Los conos actuarían como un transmisor/receptor situado dentro del cráneo que intercambiaría señales con el ordenador. Mientras manipulaba cuidadosamente un juego de electrodos, Carlos leyó en el cristal de la ventana el último boletín informativo. Se había roto otro eslabón del "holocausto burocrático": un nuevo depósito de armas nucleares, éste de más de 70 años de antigüedad, había explotado cerca de la desembocadura del río Colorado. La pluma radioactiva comenzaba a moverse hacia el océano. Tardaría 16 horas en llegar a Japón y entraría en el continente asiático por el norte de China. "Más solos y más juntos que nunca", se dijo. Ahora que los cuerpos eran atacados por la radiación, las mentes interconectadas eran capaces de trabajar colectivamente, en algunos casos sin depender de su soporte físico, en un espacio neuronal compartido donde las experiencias de cada uno alimentaban al resto. "Qué ironía", musitó.

Veinte minutos más tarde, Carlos ya se había aplicado los electrodos de la cabeza y los del resto del cuerpo, distribuidos estos estratégicamente por las terminaciones musculares. Repasó una vez más el estado de los AI, muchos de los cuales eran complejos sistemas nerviosos artificiales fabricados con material biológico. Algunos de los que tenía dentro del cuerpo portaban procesadores nanoelectrónicos confeccionados con trazas de su propio código genético para interactuar con los genes y estimular la producción controlada de ciertas hormonas. Prestó especial atención a dos de ellos, Glenas (interno) y Auges (externo), los más expertos, a cuya preparación y entrenamiento había dedicado mucho tiempo. Ellos eran los encargados de supervisar y orientar el trabajo del resto de agentes. Auges era su agente favorito. Conocía perfectamente sus sueños y fantasías. Cuando lo lanzaba a la Red a capturar sensaciones, no había otro agente igual en esta tarea y en la maestría con que después las administraba a sus neuronas. Auges era lo más parecido que había conocido a los ancianos de la tribu que describían los libros de antropología.

Una vez instalado cómodamente en el sillón, Carlos conectó el concentrador de electrodos al ordenador. A partir de ese momento, toda la casa quedó bajo el control de su mente y de su cuerpo. La cuestión ahora era extender el radio de acción fuera de la vivienda. Ordenó a los sensores de la habitación que apagaran todas las luces. Los primeros AI comenzaron a trabajar. Carlos abrió mentalmente la conexión con Internet y pidió la activación del CRY, el pigmento criptocromo que regula el ritmo circadiano del organismo relacionado con la luz y que estimula las facultades intelectuales, imaginativas y emocionales. Un AI se encargó de excitar la glándula correspondiente mediante la emisión de un ligerísimo pulso. El cerebro se bañó lentamente de una suave luz azul. Carlos la vio como si tuviera los ojos abiertos y fuera la habitación la que se había iluminado. Ahora venía la parte que siempre le deparaba un particular placer físico: el "encendido" de la percepción subliminal, que le permitiría una recuperación activa del funcionamiento subsconciente del cerebro para acelerar la identificación neuronal de imágenes, sensaciones y movimientos musculares que ni él mismo sabía que habitaban en su cabeza. Además, se abrirían las conexiones necesarias para interactuar con los sueños y fantasías que los AI irían extrayendo de su infoteca personal Alpha y así ampliar el rango de su memoria.

Durante unos minutos tuvo la sensación de que alguien "peinaba" sus neuronas con un delicado cepillo. Los AI comenzaban a "dialogar" con los neurotransmisores. Lo sintió físicamente en la parte trasera de su cabeza. No pudo evitar que la boca se le hiciera agua en anticipación de lo que le esperaba. Había llegado la hora de la cena. Tragó la saliva y se hundió aún más en el sillón. Desde algún lugar de su mente surgió lo que parecía un mapa topográfico cuyo acusado relieve le era familiar. Rápidamente percibió el encuentro con mentes conocidas. Su cuerpo se fue llenando de sensaciones físicas, de palmadas, besos, caricias. El mismo las prodigaba sin moverse. Escuchaba las risas y los saludos. Las imágenes comenzaban a llegar a su cerebro claras, nítidas, como un torrente. El mapa se desplegaba, se retorcía y formaba figuras bellísimas a medida que el encuentro progresaba. Los AI gastrónomos comenzaron a actuar. Sintió que su boca se llenaba de un líquido burbujeante. Las papilas gustativas se recreaban en el champán. Los impulsos nerviosos fueron avanzando físicamente hacia la garganta, mientras el cerebro recibía la balsámica sensación del mosto. Se le escapó una sonrisa que vio viajar inmediatamente hacia el mapa del encuentro.

Poco a poco, comenzó a embargarle la experiencia del primer plato: un pastel de ensaladilla rociado con mayonesa. Los sabores invadían la boca y se desplegaban por todo su cuerpo, distribuidos sabiamente a través de los neurotransmisores. Apenas percibió que le faltaba un poco de sal y un AI ya había modificado ligeramente el sabor para acomodarlo a la petición. Una parte del mapa estaba constituida por una gigantesca infoteca de nutrientes, sabores, olores y sensaciones, todos ellos electrónicos. Carlos veía como los AI entraban en ella, seleccionaban rápidamente la información pertinente, la procesaban y la convertían en pulsos electromagnéticos que administraban en las porciones adecuadas. En el segundo plato, carne guisada con arroz y plátano frito, le brotó una ausencia. Había comido aquel plato muchas veces en su casa y, aunque ahora hacía años que no lo había probado, algo chirriaba en alguna parte del cerebro. ¡Picante, le faltaba picante! Apenas expresó esta imagen, un AI acudió al sector de los condimentos y extrajo un amplio repertorio de ajíes cuya esencia calibró rápidamente con la identificación de sensaciones subliminales del cerebro de Carlos. En un par de segundos, sus terminaciones nerviosas recibieron el añorado pellizco caliente del picante pimiento rojo.

De repente le llegó el murmullo de la música. Un murmullo mezclado con voces. Estas comenzaron a imponerse. Carlos sintió que algo en su cabeza se abría como una caja y dejaba escapar el eco lejano de una discusión. No le gustaba la sensación que comenzó a inundarle. Pero ni Glenas ni Auges intervinieron para cancelarla. Estaban entrenados para dejar que la memoria trabajara libremente, sobre todo cuando recibía estímulos que desenterraban imágenes olvidadas o subsconcientes. Carlos se revolvió ligeramente en el sillón y bebió un buen trago de vino. Las voces se convirtieron en gritos. Los sintió en su pecho, resonando con una furia inusitada. Era él discutiendo con su padre. Otra vez. Algo que no había sucedido durante muchos años. Las imágenes restallaban en su mente.

Trató de apaciguarse a pesar de la ira. El cerebro resplandecía y sintió que perdía el control de algunas de sus partes. Llegaban impulsos desde diferentes zonas que se convertían en imágenes familiares, reconocibles. Hermanos y amigos trataban de calmarle. Bebió más vino. No encontró el aroma afrutado de la primera cata. "Se me están obnubilando las neuronas", pensó. Percibió que el AI "sommelier" cambiaba de vino y excitaba sus terminaciones nerviosas con un sabor a tierra muy antiguo, vagamente familiar. Una mano le acariciaba el hombro. Era su querida hermana Clara. Comenzó a llorar. Un AI la había rescatado de la infoteca familiar, a pesar de que había fallecido hacía tres años. Los ánimos se serenaron paulatinamente. Escuchó claramente el mensaje que Auges le depositó en el nervio auditivo: "La vida es un río sin fin, sólo cambia el cauce". Le estaba parafraseando. Carlos sonrió levemente y sintió que se recuperaba del mal trago. Auges y el vino estaban haciéndole efecto.

Tras los postres, se sintió muy cansado. Desde hacía un rato estaba recibiendo una señal colateral que no quería procesar. Finalmente se despidió de sus familiares. Estaba molido. Y bebido. Para una cena celebrada sólo con la mente no estaba mal. Los AI comenzaron a desconectarle lentamente de la Red y de sus propios centros neuronales. El cerebro fue perdiendo el tono azulado. Sintió de nuevo el delicado cepillo que acariciaba sus neuronas. La desconexión estaba cerca. El cansancio comenzó a apoderarse de todos sus músculos. Tenía unas ganas locas de dormir. Cada vez se sentía más borracho, pero era una cogorza bien distribuida por sus AI. Mientras se quitaba los sensores y los electrodos llegó a ver como algunos de los agentes grababan información en su genoteca. Mañana le echaría un vistazo.

Al levantarse, leyó el mensaje en el cristal de la ventana: "No abra, el toque de queda se ha prolongado. Soplan fuertes vientos del sudeste". Sabía lo que significaba. Nubes cargadas de radioactividad y otros contaminantes cruzarían la región. Posiblemente no podría salir de la casa durante cinco días. "Bien, trabajaré desde aquí", se dijo. Se fue tambaleando hasta su habitación. La señal de la infoteca de los sueños estaba parpadeando. Carlos se metió en la cama, se puso un electrodo emisor en la sien y lo sintonizó con el aparatito que parecía anticipar una noche prolífica. Al poco tiempo de dormirse, las luces de la infoteca Alpha comenzaron a destellar. El primer sueño estaba llegando al módulo registrador.

(*) Todos los dispositivos que se mencionan en este artículo ya existen, así como las funciones que desempeñan en el cerebro y otras partes del organismo. Pero no están integrados en red. Todavía.



Imprimir Recomienda esta URL
CATALÀ
Buscar por temática
 Búsqueda avanzada
LAFH en:
  • Google
  • Yahoo!
  • Ask Jeeves
  • Terra


  • ©LAFH, 2005. Todos los derechos reservados. lafh@lafh.info producido por gnuine