Buscar en LAFH.info
lunes 24 enero 2022
Secciones LAFH
Consultoría
Conferencias
Formación en red
Artículos
Agenda
Curriculum
GC-Red
Equipo
Servicios
Zona @rroba
> Artículos > Revista en.red.ando > Artículos en.red.ando 1999
"El público tiene la palabra"

Autor: Luis Ángel Fernández Hermana
15/6/1999
Fuente de la información: Revista en.red.ando
Organizador:  Enredando.com, S.L
Temáticas:  Sociología  Periodismo 

Editorial número 172

Viento hace marea


En 1996, la American Society of Newspapers Editors (ASNE-Asociación de Editores de Periódicos de EEUU, la mayor y más importante del país) puso en marcha un ambicioso proyecto para averiguar por qué los periódicos perdían credibilidad entre el público estadounidense. La piedra angular de esta iniciativa fue un estudio de tres años de duración en el que se entrevistaron a 3.000 personas, se pasó un cuestionario a 1.714 periodistas y se utilizaron 16 grupos de validación. Se escogió, además, una muestra representativa del territorio a fin de poder proyectar los resultados sobre un censo de más de 197 millones de adultos. Estamos, sin duda, ante la investigación más exhaustiva que se haya hecho hasta ahora sobre el tema de la credibilidad de los medios de comunicación. en.red.ando ha obtenido el permiso de la ASNE para traducir al castellano la parte del estudio donde se recogen las impresiones del público y publicarlo en la sección "+enredandos" de en.medi@. Sus resultados y conclusiones me parecen de lectura obligada para comprender una parte sustancial de la problemática que afecta actualmente al ejercicio del periodismo y a la relación de la prensa con sus lectores, por más que en este caso no debamos olvidar que el análisis debe atravesar el tamiz de las peculiares características de la prensa escrita de EEUU.

Pero sus resonancias son muy cercanas. Muchos de los problemas que mencionan los lectores --en algunos casos con una crudeza extraordinaria-- nos son muy familiares y, de una u otra manera, surgen también en encuestas realizadas en nuestro entorno, aunque no sean tan metódicas y extensas como la promovida por la ASNE. Lo interesante de este estudio, por otra parte, es que comenzó a formularse justo en los albores del despegue de la WWW. Desde entonces, periódicos y televisión de EEUU han ido experimentando en carne propia la creciente competencia procedente de Internet, no sólo por el volumen y la accesibilidad directa de la información distribuida a través de las redes, sino también por la versatilidad, ubicuidad y dinamismo de los nuevos medios digitales. Como ya comentamos en el editorial "La chispa en el papel", a finales de abril la Asociación de Periódicos de EEUU (NAA) decidió concluir su convención anual con la aprobación de una partida de 11 millones de dólares para contener la deserción en masa de lectores que se pasan a otros medios, en particular Internet.

El estudio de la ASNE se concentra en la relación de los lectores con los periódicos e investiga la percepción de los primeros acerca de la credibilidad de los segundos. El resultado del ejercicio es la aparición de una seria fractura de confianza que se asienta, sobre todo, por una parte, en la ausencia de canales que transporten el punto de vista de la audiencia hasta las redacciones y, por la otra, en la falta de respuestas consistentes por parte de ésta para traducir aquel malestar en cambios en la política editorial. El estudio muestra, desde este punto de vista, una imagen patética de desencuentro y, a la vez, de amores frustrados. Ambos, lectores y periódicos, se necesitan y se quieren, pero hablan lenguajes radicalmente diferentes. La lectura del informe me ha recordado a aquella respuesta que en una ocasión me dio el escritor Jorge Luis Borges cuando en el curso de una entrevista le pregunté qué pensaba del amor: "El amor es imposible", respondió, "cuando yo amo a una mujer, ella me ama a mí. ¿Se da cuenta? Ambos amamos a personas diferentes".

Las razones fundamentales de este desencuentro, desde el punto de vista del público, se resumen en 6 puntos, que el estudio examina en detalle:

  1. El público detecta demasiados datos erróneos y faltas de ortografía o gramaticales en los medios escritos.

  2. El público nota que los periódicos no siempre muestran respeto por sus lectores y sus comunidades, ni demuestran que posean conocimientos sobre ambos.

  3. El público sospecha que los puntos de vista y las tendencias personales de los periodistas influyen sobre los acontecimientos que se cubren y sobre la forma en que se cubren.

  4. El público cree que los periódicos buscan historias sensacionalistas y les prestan una atención excesiva porque estas historias gustan y venden diarios, pero no cree que merezcan la atención ni la publicidad que se les da.

  5. El público se da cuenta de que los valores y el trabajo en las redacciones a veces entran en conflicto con las prioridades que ellos establecerían para el contenido de sus periódicos.

  6. Aquel público que tiene experiencia real en el mundo de las noticias es el sector más crítico en cuanto a la credibilidad que ofrecen los medios de comunicación.

Esta parte del estudio concluye con una nota de cautela dirigida a periodistas y editores: "Por supuesto, habrá periodistas que dirán que las fuentes siempre se quejan al leer la noticia, y habrá otros que creerán que los "pequeños" errores no deberían afectar a la capacidad del lector para apreciar la excelencia y la agudeza de sus relatos. Tal vez ambos tengan razón, pero las cifras son demasiado elevadas y la percepción del público demasiado común para no tenerlo en cuenta, o para seguir arguyendo consoladores atenuantes ante el pequeño ejército de ciudadanos deseoso de dar un testimonio diferente."

El estudio de la ASNE, la organización decana de los editores estadounidenses fundada en 1922, se ha convertido en una herramienta de trabajo para ocho periódicos "en prueba" en EEUU, los cuales experimentarán nuevos métodos para corregir los problemas de confianza de los lectores. Rigurosidad, eliminación del sensacionalismo, reducción de los criterios personales y "conexión" con los lectores son los cuatro jinetes para contrarrestar este "Apocalipsis". En el fondo, se trata de un desafío considerable al que habrá que añadir, dentro de unos años, el impacto de Internet para medir con mayor precisión el verdadero alcance del fenómeno mediático en un mundo construído en gran medida por redes de información y conocimiento.

Imprimir Recomienda esta URL
CATALÀ
Buscar por temática
 Búsqueda avanzada
Licencia de Creative Commons

LAFH en:
  • Google
  • Yahoo!
  • Ask Jeeves
  • Terra


  • ©LAFH, 2005. Todos los derechos reservados. lafh@lafh.info producido por gnuine